viernes, 26 de julio de 2013

Indispensable crema.


No imagino cosas mucho más sedosas que la mantequilla, aunque tal vez la suave piel del melocotón tenga casi su tacto fino. Esponjosa y suave, maleable en olas mientras la acaricia el cuchillo romo, para no dañar su graciosa superficie, ligera, sutil, exquisita al paladar que ronronea de placer mientras se deshace en cremosas gotas. De raso y terciopelo dorado, en el dulce matrimonio goloso del ritual del desayuno.

 

0 ideas:

Publicar un comentario en la entrada

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.