miércoles, 3 de julio de 2013

Gritando la necesidad de desconectar.

La estantería que guarda mis carpetas del trabajo, el ordenador que no funciona, los botes de bolígrafos y los libros de actividades está pidiendo unas vacaciones. O que la ordene; más bien, que la libere de la carga de vigilar que los folios no se desparramen por el suelo o que los recambios de la impresora se mantengan más o menos en su sitio a lo largo de los diez meses del curso. 

Y seguro que encontraré en alguno de sus rincones los rotuladores -rojo, azul, verde- que perdí en el segundo trimestre y la caja de tizas de colores, porque decidí sustituirla en las clases de Geografía por los mapas proyectados desde la pizarra digital. Hay, además, algunos post-it amarillos que anotaciones que olvidé  y una grapadora que ya no cumple, desde hace tiempo, su función, pero por si acaso, dejo en la segunda balda, no sea que en algún momento me dé tiempo a ver qué le pasa. 

Hasta los muebles del salón piden ya unas semanas de descanso...

 

2 comentarios:

  1. Al fin llegó. Hemos sobrevivido a otro curso. Enhorabuena y feliz e intenso descanso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hemos sobrevivido. Exacto. Literalmente, en mi caso.

      Feliz descanso igualmente para ti.

      Eliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.