domingo, 25 de noviembre de 2012

De vestidos y desnudos.

Deja, Niña Pequeña, que te voy cortando yo el pollo -dice Él, solícito, mientras reparto el segundo plato y hago sitio a la bandeja. Niña Pequeña se ha deleitado con los macarrones, el tomate, el queso y ahora saborea con los ojos su ración.

Él se afana en desmigar el muslo, trocear la pechuga, salsear el plato. Aparta huesos, tendones y piel: todo para facilitar a Niña Pequeña la degustación de su segundo plato favorito. 

- Papá.

- ¿Hum? -contesta, cuchillo en una mano, tenedor aprisionando el resto de piel del muslo.

- Papá, ¡estás desnudando al pollo! -dice ella, alegre, mientras se come la miga de su trocito de pan...

 

2 comentarios:

  1. De nuevo esa mirada poética, natural, de greguería de Niña Pequeña. Es el privilegio de ver las cosas por primera vez. Su padre desnuda el pollo y ella desnuda el gesto.
    Inmensa Niña Pequeña.

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.