jueves, 12 de julio de 2012

La zona azul y yo.

Mañana de recados. Cívicamente, aparco en zona azul y corro a sacar el tíquet al chismito de la esquina. Distancia: 50 metros. Dificultad: media (hay un cruce con paso de peatones en la esquina, por supuesto, con poca visibilidad). La prueba: 
Diviso en la lejanía de los cincuenta metros que nos separa a la amable señorita encargada de controlar los papelitos de la zona azul. Contemplo con horror que me mira, al mismo tiempo que empieza a tomar los datos de la matrícula de mi coche. Se mantiene la distancia de los cincuenta metros, pero sube la dificultad, con viento en contra. Negre (yo) coge a Niña Pequeña, cruza el paso de peatones y entona un rítmico sonido onomatopéyico.

- ¡Eh! ¿Pero no ve que estoy ahí enfrente sacando el tíquet?

- Claro, pero no lo tiene en el interior del vehículo.

- Claro, porque el papelito dichoso no sale solo. 

Me mira de medio lado con sonrisa aviesa. 

- Y, por cierto, el coche del final de la calle tiene un tíquet de estacionamiento de hace seis días -le informo-. ¿A ese no le multa? Igual es que es el suyo.

Me mira de nuevo, esta vez de soslayo, y sale andando en dirección contraria.

No miento. Cojo a Niña Pequeña de la mano. Distancia: 100 metros. Dificultad: muy baja (todo acera). Foto al coche con tíquet atrasado:



Compare, estimado lector, la diferencia entre ambos tíquets. Yo, por si acaso, he guardado el mío. No hay nada como la zona azul para motivar al populacho a hacer deporte e ir andando a todos lados...

Qué políticos españoles. Qué país...
 
 

6 comentarios:

  1. Será tíquet de residente si no ya lo habrían multado, digo yo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va. En esa calle no hay zona de residentes, está varias manzanas más abajo. Te digo yo que era el coche de ella o el de un conocido.
      Por cierto: el coche hoy seguía en el mismo sitio...

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Y qué rabia da hablar con empleados que no razonan, que no tienen margen para hacerlo, que parecen robots, que.....

    ¡En fin! que no se te amontonen estas multas como me ocurre a mí, que al final las pago vía embargo de la pensión (porque me resulta lo más cómodo).

    ¡¡¡Feliz Verano!!!

    José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosamente, sólo se les ve justo cuando comienza la zona azul por la mañana o por la tarde. Luego no están. No me puso la multa; si no, estaríamos ya con denuncias...

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. La vida urbana es una guerra, Negre. Tus dos últimas entradas lo demuestran. Si la anterior era una escaramuza de marines, esta lo es de comandos. Menos mal que, en esta ocasión, salisteis -Niña Pequeña y tú- victoriosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Pepe. Hace mucho el que ahora tenga más tiempo por estar de vacaciones, de forma que mis sentidos deben de estar agudizados... Niña Pequeña se curte así...

      Un abrazo.

      Eliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.