domingo, 29 de enero de 2012

Mi par de botas comienza a fallar.

Comprobé con disgusto que las botas marrones ya empezaban a fallar: suela evidentemente gastada, más por el lado derecho que por el izquierdo, una ligerísima fractura interna y central y una clara tendencia al despegue del talón, apenas visible para un ojo no experimentado, pero no para mí, aficionada a tener pocos zapatos y vigilarlos constantemente para detectar, sin sorpresas, el paso de los años. El balance, en general, cuasi negativo: necesidad urgente de minimizar el gasto y extender en el tiempo la vida limitada de mi par de botas, detectar los fallos incipientes y buscar una solución transitoria, ya que no definitiva, localizar el espacio óptimo para lograr la máxima supervivencia de las suelas y reducir el abuso de las mismas en situaciones metereológicas adversas.

4 comentarios:

  1. Lo que te pasa con las botas me pasa de vez en cuando a mí conmigo mismo. Así es el paso del tiempo.Lo de tus botas tiene solución. Lo mío es más complicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es inevitable nuestra ruptura progresiva y aprender de las suelas que se nos van estropeando. El paso del tiempo es para todo y para todos, me temo, pero no debemos dejarnos vencer desde el desánimo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Y es que los años pasan, pesan y pisan. Aún así, debemos "estudiar" el paso del tiempo. Buena propuesta, Negre.

    José Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estudiar para aprender del paso del tiempo, sin dejarnos avasallar por él, claro. Gracias, José Luis.

      Eliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.