martes, 4 de febrero de 2014

La nieve es un dulce.

La nieve es a los niños como un helado a la puerta del colegio. 

Nevaba ayer, de nuevo, aquí, en algún punto del centro de la meseta, y los niños se apelotonaban junto a las montañitas de nieve que el aire había dejado arrinconadas junto a las rocas del patio del colegio y los bordes de la escuela. Ayer, sí, había que ir al colegio, decían sus manos enguantadas mientras acunaban bolas de nieve blanca que pronto serían proyectiles invernales. 

Y yo, por si acaso, había dejado el Negrevercarruaje un poco más lejos de lo habitual...


     

2 comentarios:

  1. En mi país no nieva, nunca disfruté del placer de una buena guerra de nieve :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana Laura, es necesario entonces que puedas venir por estos lares...

      Eliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.