sábado, 21 de diciembre de 2013

Va de uñas.



Llueve intensamente y busco el camino más corto para llegar a casa, mientras el Negrevercarruaje lucha contra las salpicaduras de agua a golpe de limpias. Giro a la izquierda, cruzo la rotonda, señalo con el intermitente, me dispongo a afrontar la cuesta del puente, camino de la señal de stop a partir de la cual la llegada al garaje será más breve.

En medio de la curva un coche se queda parado. Alguien toca el microsegundo del claxon, impaciente -o maleducado-, pero yo espero, presumiendo que el conductor o conductora tiene una avería, o se le ha calado el coche, o está esperando a alguien, o... Avanza él o ella unos metros y el verde parachoques del Negrevercarruaje se asoma lo suficiente como para ver que aquel, aquella, sólo era prudente: una larga fila de coches espera y la pendiente es tan grande aquí que ha preferido aguantar su turno en la zona más horizontal del maléfico cruce; va despacio, procurando no frenar, seguro que suspirando por no parar del todo, frenar, poner el freno de mano, adelantar primera, combinar el paso de baile con embrague y acelerador. Negrevercarruaje no es manual, sino automático, más de diez años: no hay miedo a que se cale. 

- Mamá.

-¿Hum? -pregunto, mientras ruge el motor y ascendemos muy despacio, la maquinaria tirando del coche. 

- Mamá, nuestro coche no se puede calar, pero se agarra con las uñas a este puente para poder subirlo...

 

1 comentario:

  1. El mío es manual, y después de tantos años conduciendo aún me entran sudores cuando me toca parar en una cuesta.

    Feliz Navidad !

    ResponderEliminar

No acepto comentarios anónimos. Si no nos dices quién eres, tu comentario no se publicará.

Visito tu enlace si tu comentario no es spam, anónimo o una falta de respeto.